Author Archives: lucia

Los desmemoriados ya son menos

No hace mucho leí un artículo de prensa muy interesante, trataba sobre la memoria y cómo el hombre en su afán de guardar toda la información, su cerebro le falla. Cualquiera de nosotros nos agrada la idea de pensar que recordamos todo, pero lamentablemente esto no es cierto al cien por cien. El cerebro, ese órgano tan misterioso para los científicos aun en el siglo XXI, nos confunde. Según ese estudio, el cerebro no guarda toda la información sino tan solo “pedacitos”, y luego cuando tiene que recordar toda la historia esos huecos que quedan los “rellena” con información que bien puede ser ficticia o real, es decir, imaginemos la situación siguiente: el propietario de ese cerebro juguetón, quiere recordar qué hizo en un viaje a Estocolmo, en unas fechas concretas, pues la respuesta de su cerebro sería la siguiente: “estuviste en Estocolmo entre el 25 y el 30 de junio y a la respuesta de qué es lo que hiciste, como esos recuerdos no los tengo muy claros me los voy a inventar, y voy a hacerte creer que fueron verdad, porque yo tengo ese poder, ¿cómo no me vas a creer?”. A los españoles les ha sucedido algo similar con uno de los episodios más duros de su historia, están desmemoriados, no se acuerdan o no saben qué es lo que realmente sucedió entre los años 1936 y 1975 (Faber, 2010), por eso los historiadores y ahora también los novelistas intentan “rellenar” esos huecos que tan vacíos quedaron.  Volviendo al símil del comienzo del artículo, ¿cómo se completan en la actualidad esos vanos? La nueva novela sobre la Guerra Civil, que es el hecho que trato en este comentario, es un nuevo género que tiene distintos enfoques y, todos ellos los hemos visto en las novelas que hemos ido leyendo a lo largo de este curso. El modo vivencial, es quizás el que llega a más lectores, ya que el autor hace partícipes a los lectores de la trama de su novela. Ejemplos de este tipo de novela, Luna de Lobos, en la que nos adentramos en la vida de los del monte, vivimos con ellos sus temores, sus esperanzas, nos sentimos parte de ellos, parte de su grupo. Otro ejemplo que también ha pasado por nuestras manos es La voz dormida, en esta historia, profundizamos en el tema de la mujer republicana, cómo sobreviven en el país de la posguerra. También somos cómplices de ellas, de sus intentos de fuga, de las vidas de sus seres queridos, en verdad somos una sufridora más que está junto a ellas. Ambas novelas consiguen transportarnos a ese período de manera que casi lo estemos viviendo nosotros mismos. Se podría decir que este tipo de novelas son las que la mayoría de lectores lee con avidez, porque se encuentra embebido en la trama. Con el modo reconstructivo, el autor de la novela, que no el narrador, pone a prueba al lector, ya no quiere lectores tan pasivos, quiere que pongan en duda si lo que realmente escribe es facto o ficción, o quizás ambas cosas. Ejemplos de este modo los encontramos en Soldados de Salamina, donde el autor ayudado de un narrador-protagonista que busca su identidad con ciertos toques de novela policíaca, debe desenmascarar un hecho que no sabe si es cierto o no. El otro ejemplo que leímos fue Los rojos de ultramar, el protagonista quiere entender qué es lo que le pasó a su abuelo y mientras va investigando su pasado descubre un acontecimiento, que también en este caso, no se sabe si verídico o no. El lector debe prestar más atención con estas obras, puesto que el autor juega con la línea temporal y con las distintas voces. Por último, está el modo contestatario. Las novelas que usan este modo son las que intentan debatir y hacer cuestionar al lector qué es lo que se ha contado del pasado y de qué manera, es decir el cómo. Estas lecturas requieren una mente abierta por parte del lector, ya que son relatos experimentales, no son fáciles de leer, y menos si se realiza una lectura somera, muy superficial. El lector debe poner todos los sentidos mientras lee, ya que se le preguntan muchas cosas. No pretenden dar a conocer un pasado que ya se supone se conoce, sino más bien la manera y los problemas que esto conlleva. La obra que leímos que se enmarca perfectamente en este caso es El vano ayer, donde es más difícil afiliarse a un protagonista o a otro. No interesa lo que les sucedió a los protagonistas, lo realmente interesante es cómo se relató, y con ello hacernos más críticos en materia de novelas a leer, entre otras cosas.

Un último apunte a este comentario, ¿acaso nos podría pasar lo mismo que en la novela 1984? ¿Serán capaces de borrar lo que sucedió e inventarse una nueva historia en la que creer? Yo creo que no, sabemos ahora más y queremos saber más. Pero cuidado con lo que leemos, no vaya a ser que nuestro cerebro guarde esa información como memoria fiable y no sea el caso.

Bibliografía:

  • Faber Sebastiaan, 2010, LA LITERATURA COMO ACTO AFILIATIVO:LA NUEVA NOVELA DE LA GUERRA CIVIL (2000-2007)
  • Apuntes del curso

El chichiltic que quedó atrapado en sus propios pensamientos

¿Qué os parece este enigmático y a la vez extraño paratexto? Enigmático, ¿no? Bien podría haber sido el título de una novela del que se define a sí mismo como escritor mexicano-catalán y un poco irlandés, Jordi Soler. Pero la verdad, tengo que deciros que es la esencia de lo que le pasó a muchos de los chichiltics españoles que tuvieron que abandonar su país, que se exiliaron por motivos de color. Y no me refiero al color de piel, eso sería para otro análisis, me refiero al color de su ideología. Los nahuas, nativos de Mesoamérica, supieron dar nombre al color que lleva el estigma del diablo, del comunismo, de los perdedores de la Guerra Civil española. Entiéndase estigma como la marca impuesta con hierro candente, bien como pena infamante, bien como signo de esclavitud. En este caso, es una marca que los exiliados llevaron tatuada cuando salieron de su país hasta el fin de sus días, pero, alguno con el paso del tiempo y al ver que el país añorado ya no era ni por asomo lo que era, fueron deslizándose poco a poco por el círculo cromático, pasando del chichiltic, al rosa, al morado, después al violeta y finalmente al matlalli. Esto mismo, es lo que le pasó al protagonista de la novela Los Rojos de Ultramar. La historia de este personaje podría ser la de muchas otras voces que realizaron el mismo camino, camino hacia la libertad, unos con mayor acierto que otros. Porque el calvario empezó nada más pasar los Pirineos…

 En Francia, primer peaje hacia la libertad, fueron encerrados en campos de refugiados. El gobierno francés no sabía qué hacer con esos chichiltics. Éstos pensaban que serían acogidos con los brazos abiertos, pero ¡ay!  qué equivocados estaban los pobres. Padecieron mil y una penurias, algunos se quedaron atrapados en las arenas de la playa de Argelès-sur-Mer para siempre, su historia se quedó hundida en las ásperas dunas. Otros a duras penas, salieron del arenal y de las mareas, para cruzar el Atlántico rumbo a México, rumbo a lo desconocido. El segundo paso, consistía en sobrevivir en un lugar extraño. Se instalaron en este nuevo destino, comenzaron a rehacer sus vidas, pero siempre mirando de reojo a esa España, tan anhelada, para poder regresar algún día. Todos creían que iba a ser temporal, que cuando se consiguiera derrocar al General Franco, las cosas cambiarían. Pasaban los años y los años, nacían los hijos, los hijos se casaban, tenían sus propios hijos, la historia había tomado su propio camino, uno nuevo, ya no era lo que los abuelos tenían planeado. Paso último, ¿hacia dónde se dirigía entonces el recuerdo de los exiliados? Al olvido, ¿tal vez?  Antes de que esos recuerdos de nuestra historia fuesen olvidados, se los llevasen las olas, era preciso plasmarlos en papel. Justamente lo que hizo el protagonista de la novela, Arcadi, y luego el escritor Jordi Soler, su nieto.

Para reconstruir la identidad de uno mismo, hace falta reconstruir la memoria. Mirando hacia atrás podremos conocernos, podremos conocer a la España del s. XXI. ¿Y qué tipo de memoria queremos? ¿Una memoria literal? Permitiendo que el recuerdo de una experiencia negativa sea la que dicte el futuro de nuestras vidas, y nos mantengamos atados al pasado, o tal vez ¿queramos una memoria ejemplar? Usando el pasado con vistas al presente; permitiendo aprovechar las lecciones de las injusticias sufridas para luchar contra las que se producen hoy en día, o quizás ¿una memoria multidireccional? Una memoria colectiva, multicultural y transnacional. Yo opto por esta última, al igual que hizo brillantemente Jordi Soler en su libro Los Rojos de Ultramar.

Por mucho que se intente dividir a la humanidad por colores, todos sin excepción, somos chichiltic, o ¿acaso la sangre no es roja?

Los paratextos en la novela “La voz dormida”

Hola a todos:

Me adelanto un poco a la fecha de entrega de trabajos, subiendo hoy el trabajo del relato: La voz dormida. Muchas gracias y nos vemos el próximo jueves!

lavozdormida

  1. Introducción

Después de leer las lecturas obligatorias, Luna de lobos y La voz dormida, he de reconocer que me ha cautivado y ha conseguido que opte por realizar este trabajo la pluma de la escritora Dulce Chacón. Definida como novela histórica, se desarrolla en la postguerra civil española (1939-1963), estructurada en tres partes. Fue publicada en 2002 por la editorial Alfaguara.

La trama se desenvuelve principalmente en dos sitios. La cárcel de Ventas para mujeres, donde un grupo de presidiarias republicanas hacen lo imposible por sobrevivir, las encarceladas, y una pensión de la calle Atocha, donde vive otra de las protagonistas representando la otra cara de la moneda, simbolizando a las mujeres libres.

Para este trabajo, he elegido el tema de análisis de paratextos. Observé que el ejemplar que leí no tenía el paratexto más importante, no tenía portada. Tenía en mis manos un libro negro que apenas decía en el canto: La voz dormida, Dulce Chacón. Después de leer el artículo de Edurne Portela, me hizo reflexionar cuán de importante es hoy en día una buena portada, ya que guían al lector hacia una lectura efectiva. En este trabajo trataré de analizar los paratextos de la novela y finalmente dar mi opinión sobre ellos.

  1. ¿Qué son los paratextos?

Antes de comenzar el tema de análisis, conviene mencionar de manera sucinta. En primer lugar, definir qué es un paratexto, “un discurso auxiliar, al servicio del texto, que es su razón de ser”. Así fue cómo lo definió Genette, considerado como uno de los padres de la narratología. Su finalidad es aportar más información sobre la obra en cuestión y organizar su estructura. G. Genette organiza su descripción de los elementos que integran el paratexto a partir de las clásicas preguntas: ¿quién?, ¿cómo?, ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿para qué? Atendiendo a estas preguntas se pueden clasificar los paratextos en: paratexto icónico (ilustraciones, esquemas, fotografías, variaciones tipográficas, diagramación, etc.); paratexto verbal (título, prólogo, índice, referencias bibliográficas, notas al pie, etc.). Otra posible clasificación sería: paratextos a cargo del autor (en muchas ocasiones es él quien redacta el prólogo, las notas aclaratorias, los índices, los títulos y subtítulos, la dedicatoria, la bibliografía, los glosarios y los apéndices); paratextos a cargo del editor (solapas, tapas, contratapas, las que constituyen lugares estratégicos de influencia sobre el público, ilustraciones); paratextos a cargo de un tercero (en algunos casos, los prólogos son escritos por personalidades reconocidas, en ciertos libros aparecen comentarios, glosas, notas al pie hechas por especialistas con el propósito de explicar o aclarar algunos aspectos, con el propósito de facilitar la comprensión. Algunos paratextos, como el título del libro y el prólogo, pueden ser el resultado de “negociaciones” entre el editor y el autor (“Los paratextos como guía de lectura”, 2016).

3. Los paratextos en la obra La voz dormida

Título: La voz dormida. Por norma general, el título se sitúa en la portada y en lomo del libro acompañando al nombre del autor y al sello de la editorial. Este título queda explicado de una manera muy poética en la parte II, capítulo 17, momento en el que Tomasa, grita en la celda incomunicada su historia, esa historia que no se había atrevido a contar nunca y que comienza a hacerlo para no volverse loca y para sobrevivir en la cárcel como le había dicho Hortensia. Al mismo tiempo el título va unido a la dedicatoria.

Dedicatoria: “A los que se vieron obligados a guardar silencio”. Con esta frase, la autora ya deja claro qué es lo que el lector se va a encontrar en su relato. La historia de la parte de los vencidos en la Guerra Civil, aquellos que tuvieron que guardar silencio. Desde mi punto de vista, existen muchos tipos de silencio, los principales que se encuentran en esta obra son: silencio de duelo (aquel que mantienes por tus seres queridos), silencio de protección (aquel para evitar delatar a tus conocidos); silencio de cobardía (aquel que usas para escapar del castigo), silencio de impotencia (aquel que debes mantener para en algunos casos sobrevivir), silencio de orgullo (aquel que mantienen las presas que son fusiladas), silencio de soberbia y orgullo (aquel que mantiene la mujer de Fernando, porque no quiere perder sus estatus social) y el peor de todos, el silencio de dolor.

Datos editoriales: Incluyendo los datos básicos de la obra, junto con los datos relevantes de la editorial. Aquí se halla la información de la fotografía de la portada. Miliciana de la “Columna Uribarry” con un niño en brazos. Archivo General de la Administración (Alcalá de Henares, Madrid). Indagando más en estos datos encontré que esta Columna Uribarry fue muy activa a comienzos de la Guerra Civil. Creada por Manuel Uribarry, en Valencia, se desplazó hasta las Islas Baleares para evitar que los italianos pusieran armamento pesado en las proximidades de la Península y posteriormente se marchó al Frente de Extremadura para contraatacar a las columnas del Ejército de África que avanzaban hacia Madrid.

Epígrafes, cada parte de la novela tiene el suyo propio.

“En vano dibujas corazones en la ventana: el caudillo del silencio abajo, en el patio del castillo, alista soldados” Paul Celan. Poeta Alemán de origen judío rumano, que sufrió él mismo los horrores de una guerra. Su madre fue fusilada y su padre enviado a un campo de concentración, donde murió de tifus. Estuvo en un campo de trabajo hasta 1944. Militó activamente en las organizaciones socialistas y apoyó la causa de la República en la Guerra Civil.  La cita sugiere el contraste entre los sueños y la crudeza de la realidad (Leguen Peres, Almela Boix, Sanfilippo, 2010). La autora en una de sus entrevistas, dijo que fue un autor que le influyó mucho. Es el epígrafe de la parte I de la novela.

“Quieres llorar. Y es tiempo de sequía. Quieres llorar. Y son tus ojos girasoles marchitos” Martín Romero Moreno. Poeta extremeño, vecino de Zafra, localidad donde Dulce Chacón nació y creció. Un guiño muy especial hacia un poeta de su tierra. Es de una fuerza increíble, ya que refleja lo que está pasando en la España de la postguerra. Quieres llorar, pero no puedes, tienes muchos ojos que te miran. Ni en tu propia casa estarás tranquilo para poder llorar y contar tu historia. La sociedad de ese momento te lo impide. Refleja otro contraste entre el orgullo y el coraje frente al despotismo y la tiranía (Leguen Peres et al., 2010). Es el epígrafe de la II parte del relato.

“… si no veis a nadie, si os asustan los lápices sin punta, si la madre España cae- digo, es un decir- salid niños del mundo, id a buscarla! …” César Vallejo. Poeta peruano, figuras de la lírica hispanoamericana del siglo XX. Este poema da nombre a una de sus obras póstumas que se editaron después de su muerte, España, aparta de mí este cáliz (1940), conmovedora visión de la guerra de España y expresión de su madurez poética, el poemario canta al pueblo en lucha, a las tierras recorridas por la contienda, y en que da salida a su amor por España y a su esperanza y al absurdo de la guerra (Biografía de César Vallejo, 2016). La necesidad de luchar por los sueños y no resignarse, no rendirse. Ya que la desgracia de Hortensia al comienzo de la novela, se convierte en esperanza cuando Tensi, su hija, retoma la lucha que su madre comenzó, liberar a España de la dictadura en la que está envuelta. Es el epígrafe de la parte III de la narración.

“Y a lo lejos la empalizada temporal improvisaba el horizonte imprescindible” Luis Álvarez Piñer. Poeta y ensayista asturiano, muy ligado al partido y movimiento republicano. Este epígrafe se localiza antes de los agradecimientos, algo que no suele ser muy habitual; por lo que mucha gente ha considerado que quizás no sea un simple anexo de agradecimientos y debería ser considerado como una parte más de la propia historia.

Agradecimientos finales:

Un primer agradecimiento general a todos aquellos que han compartido su historia con la autora. “Mi gratitud a todas las personas que me han regalado su historia”

Continúa, un agradecimiento exclusivo a Pepita, la cordobesa de ojos azulísimos, y a su marido Jaime. Ya que se trata de los protagonistas que más han modelado la novela. Gracias a este agradecimiento, se puede saber que Pepita, seguía viva en el momento que se editó el libro y que su marido falleció a los pocos años de salir de la cárcel y rehacer su vida juntos en Córdoba.

Por último, la autora acaba con los agradecimientos a cada una de las personas que le han regalado su historia. Unas con nombres propios y otras sin nombre para mantener su anonimato. Con los años que han pasado y todavía hay silencio por romper. A ver si esas voces despiertan y gritan a pleno pulmón.

Para finalizar con este trabajo, comentar brevemente un detalle relativo al paratexto más importante que existe hoy en día, la portada. Cuando recogí el libro en la biblioteca me encontré con libro negro que nada más llevaba grabado en su lomo La voz dormida, Dulce Chacón. Y me dispuse a leerlo sin más. En ese momento, como lectora, no disponía de más información que el título, no pude hacerme una idea de qué es lo que estaba entre mis manos y tengo que decir que fue lo que más me gustó. Al no ver la portada con la foto la miliciana de la “Columna de Uribarry”, simplemente leí el libro y posteriormente cuando contemplé la portada, supe sin ninguna duda que la autora había hecho un trabajo exquisito, realmente la foto era “nuestra” Tensi.

Bibliografía

  • Alvarado, Maite. Paratexto (2006). Buenos Aires EUDEBA.
  • Biografía de César Vallejo. (2016). Biografiasyvidas.com. Retrieved 23 October 2016, from http://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/vallejo.htm
  • Cervantes, B. (2016). Textos y paratextos en los libros infantiles / Gemma Lluch Crespo | Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. com. Retrieved 23 October 2016, from http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/textos-y-paratextos-en-los-libros-infantiles–0/html/361ad18e-783d-4c44-be20-83a92e797681_2.html
  • LEGUEN PERES Briguitte, ALMELA BOIX Margarita, SANFILIPPO Marina. Universos Femeninos en la Literatura Actual. Mujeres de Papel. UNED. UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACION A DISTANCIA, 2010.
  • Los paratextos como guía de lectura. (2016). ar. Retrieved 23 October 2016, from https://www.educ.ar/dinamico/UnidadHtml__get__20c3a89c-7a0b-11e1-83aa-ed15e3c494af/index.html
  • Los paratextos. (2016). com. Retrieved 23 October 2016, from https://prezi.com/2ga4ilaplach/los-paratextos/

Muestra sobre Franco, Victòria, República, Impunitat i Espai urbà en Barcelona

Muestra en el centro cultural del Born BCN

Hola todos,

Leyendo el periódico esta mañana, me he encontrando con este artículo. Se trata de una exposición sobre Franco, y una de las estatuas de la muestra la han decapitado.

A ver qué os parece

Nos vemos en la siguiente clase!

La Nova Cançó catalana, un movimiento contra el franquismo

El vínculo que tengo con este tema, «la Nova Cançó catalana», (movimiento ya no solo musical, sino también cultural) es tanto académico como sentimental. En primer lugar, expresar que, gracias a mi curiosidad por conocer lenguas, se me han abierto nuevas puertas, tanto a nivel académico como a nivel personal. El año pasado cursé todas las asignaturas que ofertaba la Universidad de Helsinki en materia de catalán. Como quería mejorar y ampliar conocimientos tanto de la lengua como de su cultura, me desplacé a Barcelona este verano al Curs de Llengua i Cultura que ofertaba conjuntamente la Universitat de Barcelona y el Institut Ramón Llull. Dentro de las clases de cultura, una de las actividades fue un taller denominado: «la Nova Cançó catalana». Para concluir, este trabajo es el resultado de una nueva puerta del conocimiento que se abrió el año pasado. Las lenguas abren puertas a dimensiones desconocidas. Animo a todos aquellos «enamorados» de las lenguas a que sigan haciéndolo porque es muy reconfortante conocer nuevas lenguas y culturas.

la nova

  1. ¿Qué significa «Nova Cançó»?

La Nova Cançó[1] (para ver las referencias que aparecen en el texto, ir al final, allí se encuentran todas las explicaciones que aparecen con números) como tal, fue un movimiento cultural y social en torno a la música que hoy denominamos de cantautor, surgió en Cataluña en el año 1959 a raíz del manifiesto «Ens calen cançons d’ara», firmado por Lluís Serrahima, denominado por muchos como el padre precursor de la Nova Cançó. Y posteriormente desarrollado hasta su crisis en 1968. Algunos consideran ese año como el gran final, cuando comenzaron las discrepancias entre los partidarios del bilingüismo y los partidarios del monolingüismo.

El fenómeno de la Nova Cançó fue una consecuencia de una inquietud cultural colectiva de los Países Catalanes para la recuperación de su lengua y su cultura.

  1. Lluís Serrahima, padre precursor de la Nova Cançó

El detonante de este movimiento fue sin duda el manifiesto fundacional escrito por Lluís Serrahima, en la revista Germinabit, en el año 1959 titulado «Ens calen cançons d’ara»[2]:

«Hem de cantar cançons però nostres i fetes ara […] és greu que no se’n facin de noves, jo almenys no n’he sentides. Podem atribuir-ho a les circumstàncies, però de cançons se’n poden fer de moltes menes i maneres, a més, aquestes circumstàncies no poden per elles mateixes, privar un poble de les seves cançons. És precisament en moments difícils que han nascut gran nombre de cançons, de les boniques, aquelles que els pobles han transformat en una mena d’oració col·lectiva […] Es tracta, doncs, que surtin cançons d’aquest moment nostre […] Què fan els músics que ara són joves? […] Us imagineu si com a França tinguéssim aquesta mena de trobadors com són els ‘chansoniers’ que anessin pels pobles i per tot el país cantant cançons nostres? […] Però, no vull ésser massa optimista. Potser amb el temps ho aconseguirem».

En el manifiesto se pedía la producción de canciones actuales que incluyesen las inquietudes y las necesidades de aquella época. Algo que no estaba sucediendo.

  1. Els setze judges[3], los padres materiales de la Nova Cançó

En la época de los sesenta, se originaron las primeras reuniones estudiantiles después de las clases universitarias. Años atrás, este tipo de encuentros estaban estrictamente prohibidos por el régimen franquista. Es ahí, en estas reuniones, donde confluyeron los fundadores de este grupo, Remei Margarit y Josep M. Espinàs. Eran cantantes amateurs, pero algunos sí que consiguieron hacerse cantantes profesionales. Inicialmente, se reunían para traducir canciones de los cantantes franceses de esa época. El más destacado de entre los traducidos fue el francés Georges Brassen. Continuaron con traducciones de poetas catalanes, especialmente Salvat-Papasseit, y comenzaron a componer sus propias melodías.

La primera sesión de este grupo, fue un recital ofertado en el CICF[4] de Barcelona en 1961, «la poesía en la Nova Cançó catalana». El propio Josep M. Espinàs contaba que: «teníamos que poner ese nombre para no espantar al público». y continuaba diciendo: «No buscábamos un público, buscábamos un pueblo, y que ese pueblo estaba ahí, pero algo aletargado». En esa primera aparición también por boca del mismo explicaba el porqué de ese nombre: «…en primer lugar comentaros por qué nos llamamos así. Tenemos muchos motivos, pero los más importantes son: en primer lugar, porque con el nombre queremos utilizar una locución bien catalana[5], en segundo lugar, por una cuestión de fondo irónico, queremos ser irónicos, porque nuestras canciones son una crónica del país, y en último lugar había que dar un nombre, no somos todavía dieciséis, pero pronto lo seremos…».

En 1962 se usó por primera vez el término Nova Cançó y al mismo tiempo se adoptó por primera vez públicamente el nombre de los Setze Judges. A finales de ese mismo año, el grupo actuó con Raimon en Castellón.

  1. Raimon[6] y Salomé[7] ganadores del Festival de la cançó Mediterrànea

A pesar de las dificultades que existía en ese momento para la edición y la difusión de material discográfico en catalán, el movimiento de la Nova Cançó, se convirtió en un auténtico fenómeno de masas. A partir de este periodo, aparecieron dos grandes tendencias musicales, por un lado, la canción de autor, reivindicativa, con connotaciones políticas y, por otro lado, la música pop-rock, bailable sin vínculo alguno con la política. El año 1963 fue un año muy importante para la Nova Cançó. Raimon y Salomé ganaron el 50. Festival de la Cançó Mediterrània, con la canción Se´n va anar. El espectáculo fue retransmitido en todo el estado español tanto por televisión como por radio.

La Nova Cançó, considerada hasta ese momento como un fenómeno minoritario e inofensivo se convirtió en un movimiento musical importante de la época.

  1. Los años de consolidación y la crisis

El fenómeno de la Nova Cançó continuó captando la atención mediática. En 1964, el programa radiofónico llamado Radioscope, conducido por Salvador Escamilla y retrasmitido por las emisoras catalanas y baleares de la cadena SER, fue una de las plataformas más importantes de ese momento para dar a conocer a nuevos talentos de la Nova Cançó catalana, como es el caso, por ejemplo, de Joan Manuel Serrat[8]. Al mismo tiempo que el número de integrantes del grupo «Els Setze Jutge» iba en aumento, iban apareciendo en escena nuevos artistas, nuevas figuras del movimiento: el mallorquín Guillem d’Efak, la barcelonesa Núria Feliu, representantes del pop rock catalán.

La expansión del movimiento fuera de las fronteras españolas se produjo poco a poco. Uno de aquellos momentos fue, cuando Raimon ganó el premio Francis Carco de la Academia del Disco Francés en el año 1966, actuando en el Olympia de París[9].

Con las últimas incorporaciones al grupo, Rafael Subirachs[10] y Lluís Llach[11], Els Setze Jutges, ya formaban los dieciséis jueces. Para celebrarlo, se reunieron en el primer y único concierto colectivo de los «dieciséis jueces».

En 1968, el movimiento se encontraba en su cénit, pero a la vez también estaba en un punto de inflexión, que acabaría redefiniendo las bases de la Nova Cançó. Por un lado, los partidarios del monolingüismo, llevando como abanderado a Lluís Llach y, por otro lado, los partidarios del bilingüismo, encabezados por Joan Manuel Serrat. Todo este gran revuelo se produjo a raíz del conflicto suscitado por Joan Manuel Serrat cuando debía aparecer en Eurovisión cantando la famosa melodía La, la, la en castellano. Días previos al evento, redacta una carta al director de RTVE[12], en la que renunciaba ir a Eurovisión si no cantaba la canción seleccionada en catalán. La respuesta fue rápida por parte de la administración de la televisión, enviaron a Massiel[13] en sustitución de Serrat. La canción ganó el Festival de Eurovisión.

A partir de ese momento, Lluís Llach ganó protagonismo dentro del movimiento, todos los integrantes activos estuvieron de acuerdo en rebautizar al movimiento como «Cançó catalana».

  1. La «Cançó catalana»

Con la llegada de la democracia a todo el territorio español, «la Cançó catalana», comenzó una época de confusión y crisis, en palabras de muchos: «es como si ahora ya teniendo libertades no hiciera falta cantar contra la represión». Por otro lado, la Asociación de Cantantes e Intérpretes Profesionales de la Lengua Catalana atribuyó este problema a la falta de ayuda institucional. A pesar de este bache, «la Cançó catalana», a día de hoy sigue existiendo en todas sus versiones, desde los cantautores hasta el pop-rock.

Bibliografía:

  • Aragüez Rubio, C. (2006). Pasado y memoria, [online] (5), pp.81-97. disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2379558 [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • El Periódico. (2016). Censura a la ‘Nova Cançó’. [online] Disponible en: http://www.elperiodico.com/es/noticias/tele/censura-nova-canco-4825322 [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • cat. (2016). Nova Cançó | enciclopèdia.cat. [online] Disponible en: http://www.enciclopedia.cat/EC-GEC-0046470.xml [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • Les nostres cançons. (2011). La Nova Cançó. [online] Disponible en: https://lanostramusica.wordpress.com/novacanco/ [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • com. (2016). 50 Anys de la Nova Cançó: Música Global Discográfica. [online] Disponible en: http://www.musicaglobal.com/es/pl42/id262/discs/50-anys-de-la-nova-canco.htm [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • com. (2016). …de la nova cançó al rock català…. [online] Disponible en: https://prezi.com/31aw8vliyiud/de-la-nova-canco-al-rock-catala/ [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • Puigcarbó, F. and perfil, V. (2016). LA NOVA CANÇÓ. [online] Jafudes.blogspot.fi. Disponible en: http://jafudes.blogspot.fi/ [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • es. (2016). La Nova Cancó – arxiu TVE Catalunya -RTVE.es. [online] Disponible en: http://www.rtve.es/television/arxiu/la-nova-canco/ [Última consulta 20 Sep. 2016].
  • google.com. (2016). La Nova Cançó – Història de la música pop rock. [online] Disponible en: https://sites.google.com/site/historiadelamusicapoprock/la-nova-canco [Última consulta 20 Sep. 2016].

 

Referencias del texto:

[1] Nova Cançó: término castellanizado como la nueva canción, o canción de cantautor.

[2] Ens calen cançons d’ara: Necesitamos canciones de ahora.

[3] Els setze judges: los dieciséis jueces, agrupación de cantantes fundada por, Remei Margarit y Josep M. Espinàs, que posteriormente fue añadiendo nuevos miembros al grupo, mediante pruebas de audición. En 1968 el grupo quedaba conformado por los siguientes: Delfí Abella, Francesc Pi de la Serra, Enric Barbat, Xavier Elies, Guillermina Motta, M. del Carme Girau, Martí Llauradó, Joan Ramon Bonet, M. Amèlia Pedrerol, Joan Manuel Serrat, M. del Mar Bonet, Rafael Subirachs, Lluís Llach, sumando a estos los integrantes fundadores.

[4] CICF: Centro de Influencia Católica Femenina. Se trataba de una institución establecida con el objetivo de introducir a la mujer en las corrientes culturales –y religiosas– contemporáneas, y organizaba para ello eventos y cursos. También ofrecía espacios formativos profesionales muy

populares entre las mujeres de clase alta. El CICF desarrolló una labor de conservación y difusión de la cultura catalana.

[5] El nombre proviene de un trabalenguas catalán muy popular, «setze jutges d’un jutjat mengen fetge d’un penjat», que se puede traducir como «dieciséis jueces de un juzgado comen hígado de un ahorcado».

[6] Raimon: Ramon Peleguero i Sanchis, cantautor valenciano, que se unió al movimiento de la Nova Cançó. Reconocido a nivel internacional por ser uno de los abanderados de la canción en catalán.

[7] Salomé: María Rosa Marco Poquet, cantante conocida a nivel internacional por haber ganado entre otros premios Eurovisión en el año 1969, con la canción Vivo cantando. Su lanzamiento al estrellato, fue sin duda la actuación junto con Raimon en el 50. Festival de la Cançó Mediterrània

[8] Joan Manuel Serrat: Joan Manuel Serrat i Teresa, uno de cantautores y músicos catalanes más populares. También cabe resaltar su gran obra en castellano. Miembro número trece del grupo «Els Setze Judges».

[9] Teatro Olympia de París: Teatro fundado por Josep Oller en 1888. Posee un gran renombre internacional, ya que en él recabaron grandes músicos y cantantes de nivel internacional. Georges Brassens, Edif Piaf, Frank Sinatra, The Beatles, fueron entre otros las grandes voces que visitaron este lugar tan mítico.

[10] Rafael Subirachs: Rafael Subirachs i Vila, músico, cantante y compositor catalán, vinculado al movimiento de «la Nova Cançó». Miembro número quince del grupo musical «Els Setze Judges».

[11] Lluís Llach: Lluís Llach i Grande, músico y cantautor catalán, vinculado al movimiento de «la Nova Cançó». Miembro número dieciséis del grupo musical «Els Setze Judges». Conocido por su canción L’estaca, con una gran carga política antifranquismo.

[12] RTVE: radiotelevisión española.

[13] Massiel: María de los Ángeles Félix Santamaría Espinosa, cantante, actriz y presentadora de televisión española. Su lanzamiento al mundo de la canción lo obtuvo gracias al primer galardón que le fue otorgado en el Festival de Eurovisión (1968) con el tema La, la, la.

El ministerio del tiempo y el encuentro de Franco y Hitler en Hendaya

Hola!!

Os comento esta serie que me tiene enganchada, no sé si la conocéis, se llama el ministerio del tiempo. La trama es bien simple, existen en el territorio español, puertas del tiempo, que el ministerio del tiempo usa en beneficio de la humanidad, para que la historia no se escriba de otra manera. Uno de los capítulos tiene como tema principal, una puerta en el Monasterio de Montserrat (Barcelona). Los nazis saben de esta puerta e intentan apropiarse de ella justo cuando Hitler y Franco mantienen la reunión-entrevista en Hendaya. Interesante de ver! tiene la opción de subtítulos en español para poder seguirla con todo detalle.

Nos vemos!!

serie española, el ministerio del tiempo