La voz dormida – una mezcla de verdad y ficción

Escrito por Maria Dimitriadis

Cuando leía la novela La voz dormida de Dulce Chacón (2002) presté atención a las personas y los sucesos verdaderos (como Las Trece Rosas). Quería saber más sobre lo que es verdad en la novela. Por eso decidí investigar esto en mi segundo trabajo escrito. Como muchos de los sucesos presentados en la novela resultaron ser verdaderos tuve que limitar mi tema: en la segunda parte de mi texto investigo la historia relacionada con los personajes de Pepita y Paulino (más tarde Jaime). En la primera parte de mi texto presento algunos detalles interesantes con relación a Dulce Chacón y a su novela La voz dormida.

Algunos detalles interesantes. Para escribir La voz dormida Dulce Chacón recopiló[i] las historias de muchas personas tratando la Guerra Civil y los tiempos después de la guerra. Además de recopilar testimonios orales, la escritora leyó muchos libros de diferentes historiadores y buscó información sobre la Guerra Civil en diferentes archivos y bibliotecas. Durante cuatro años recorrió[ii] todas las partes de España recopilando testimonios e información. (Entrevista de Santiago Velázquez Jordán con Dulce Chacón 2002; Chacón 2002 y 2008.)

Cuando Santiago Velázquez Jordán preguntó de Chacón en una entrevista si todas las historias que aparecen en la novela son reales ella respondió así: “[p]rácticamente todas las historias están documentadas en hechos reales, no es que sean reales en sí. Hortensia, por ejemplo, una mujer condenada a muerte que esperan que nazca su hijo para fusilarla, no existió y es, por tanto, ficticia. Pero ha habido muchos casos parecidos y en ellos me he basado.” (Entrevista de Santiago Velázquez Jordán con Dulce Chacón 2002.) O sea, la mayoría de las historias presentadas en el libro son verdaderas pero los personajes no necesariamente (mirad por ejemplo Chacón 2002). A continuación presentaré la historia de Pepita y Jaime.

La historia de Pepita y Jaime. La personaje de Pepita en la novela se basa en la historia de una mujer real que también se llamó Josefa, Josefa (Pepita) Patiño. Su historia inspiró mucho a Chacón como se puede entender al leer el texto de la escritora en las últimas páginas de su novela: “[g]ran parte de esta novela se la debo a una cordobesa de los ojos azulísimos. A Pepita, que sigue siendo hermosísima. Y a Jaime, que murió junto a ella el día 29 de abril de 1976 en Córdoba –“ (Dulce Chacón 2008). Es por la importancia de la historia de Pepita y Jaime para Chacón y por la información que encontré sobre Pepita y Jaime porque decidí limitar mi tema en su historia.

Como mencioné arriba Pepita Patiño existió de verás. Era rubia, tenía los ojos azulísimos y era guapa (mirad la foto más abajo). Nació en Córdoba y se enamoró en Jaime Coello, un comunista que militaba en PCE[iii]. Al contrario de lo que se cuenta en la novela, conoció a Jaime en la prisión de Córdoba cuando visitó a su tío (Chacón 2002; Chacón 2008 p. 23; Luque 2003). O sea, el nombre de su futuro marido ni fue Paulino ni lo conocí fuera de la prisión (Chacón 2002; Chacón 2008 p. 76; Luque 2003). Tampoco tenía una hermana encarcelada que se llamaba Hortensia (esto se puede entender del comentario de Chacón sobre Hortensia presentado arriba).

El Jaime real nunca se exilió en Francia sino que fue detenido otra vez después de pasar seis meses en libertad (durante estos seis meses buscó a Pepita y se comprometieron[iv]). Además, no fue condenado a 30 años de prisión como se cuenta en la novela sino a 20 años. Pero es verdad que durante el tiempo que Jaime se encontró en la prisión de Burgos la pareja estuvo en contacto mandando una postal cada quince días. Y una vez al año Pepita visitó a Jaime en la prisión si ella tenía suficiente dinero y si la dejarían entrar. Ellos querían casarse pero no podían porque el cura de la prisión de Burgos les dijo que Jaime tiene que abandonar sus ideas políticas primero. Y Jaime se negó hacerlo. Exactamente como se cuenta en la novela. (Chacón 2002; Chacón 2008 p. 359, 374; Luque 2003.)

En la novela Pepita no quiso afiliarse a ningún partido político. A pesar de esto actuó como enlace entre Jaime y los maquis. Lo hizo por Jaime. El caso de la Pepita real fue el mismo: [t]odo fue por amor, no por política, por amor a Jaime me quedé sin juventud y me volvería a quedar las veces que hiciera falta.” (Luque 2003). Durante años ella actuó como enlace entre Jaime y los maquis de la Cierra de Córdoba pasando los mensajes de Jaime de contrabando[v], escondidos en las cajas de madera que los presos hacían en los talleres de la prisión. (Chacón 2002; Chacón 2008 p. 373; Luque 2003.)

El Jaime real fue puesto en libertad verdaderamente gracias a un indulto[vi] general que se dio por la muerte del Papa Juan XXIII. Las únicas diferencias entre la novela y los sucesos verdaderos que encontré son que 1) el Jaime real pasó 17 años en la prisión en lugar de 19 años y 2) Pepita fue a esperar a Jaime a la estación el día de su libertad en lugar de ir hasta la prisión de Burgos. Y al fin podían casarse gracias a don Abundio, un cura de buen corazón que les casó en Madrid el mismo día que Jaime fue puesto en libertad (hasta el nombre del cura es verdadero!). Después se fueron a Córdoba donde vivieron juntos hasta la muerte de Jaime. (Chacón 2002; Chacón 2008 p. 403–404, 408; Luque 2003; Biblioteca Virtual de Defensa.)

Opinión personal. Me sorprendió muchísimo al entender que la mayoría de las historias que Chacón describe en La voz dormida han sucedido de verás. A personas verdaderas. La historia de Pepita y Jaime, por ejemplo, ¡es increíble! Antes de que hice este trabajo pensé que algunos sucesos son verdaderos (como el fusilamiento de Las Trece Rosas) pero que lo que pasa en la novela es de mayor parte ficción. Si os interesa el tema, vale la pena leer lo que escribe Dulce Chacón sobre las historias usadas en La voz dormida (mirad mi segunda fuente)!! 😉

Imagen 1: La joven Pepita Patiño

 

 

 

 

 

 

Imagen 2: Pepita Patiño y Jaime Coello

Fuentes:

Biblioteca Virtual de Defensa, Decreto 1504/1963. Publicado en el Boletín oficial del Ministerio del Aire (4.7.1963). http://bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=60663&posicion=1. Encontrado el 25 de octubre de 2017.

Chacón, Dulce (2002), La historia silenciada. Publicado en El País Semanal, número 1353 (1.9.2002). Encontrado en: http://www.lagavillaverde.org/Paginas/Jornadas/III_Jornadas/dulce.html#. Encontrado el 24 de octubre de 2017.

Chacón, Dulce (2008), La voz dormida. Punto de lectura, Madrid.

Entrevista de Santiago Velázquez Jordán con Dulce Chacón en Espéculo, Revista de estudios literarios (2002). Universidad Complutense de Madrid. Encontrado en: http://webs.ucm.es/info/especulo/numero22/dchacon.html. Encontrado el 24 de octubre de 2017.

Imagen 1: https://i1.sndcdn.com/artworks-000033098208-75g0vb-t500x500.jpg. Encontrado en Google el 25 de octubre de 2017.

Imagen 2: http://images.eldiario.es/andalucia/Pepita-Patino-Maria-Leon-Cuesta_EDIIMA20150831_0729_19.jpg. Encontrado en Google el 25 de octubre de 2017.

Luque, Rosa (17.1.2003), Historia de una larga espera con final casi feliz. Publicado en Diario Córdoba (17.1.2003). Encontrado en:  http://www.diariocordoba.com/noticias/cultura/historia-larga-espera-final-casi-feliz_36192.html. Encontrado  el 24 de octubre de 2017.

Palabras y otras explicaciones

[i] recopilar: kerätä

[ii] recorrer: kiertää

[iii] PCE: Partido Comunista de España

[iv] (com)prometerse: kihlautua

[v] pasar (algo) de contrabando: salakuljettaa

[vi] indulto: anteeksianto, vapautus, erivapaus, -oikeus

Otros enlaces interesantes

https://elpais.com/ccaa/2012/02/24/andalucia/1330110552_238202.html. Un artículo tratando Pepita Patiño y la película La voz dormida.

http://www.elmundo.es/cultura/2015/08/31/55e491f4268e3ec46e8b458d.html. Un artículo tratando la muerte de Pepita Patiño.

https://soundcloud.com/maria3ugenia/reportaje-pepita-pati-o. Una entrevista de María Eugenia con Pepita Patiño.

https://www.youtube.com/watch?v=LhpSw-aG-XU. Un Youtubevideo tratando la película La voz dormida (además de los comentarios del director y los actores, comentan Inma Chacón (la hermana gemela de Dulce) y Pepita Patiño).

¿Cómo era ser presa durante la dictadura de Franco?

Escrito por Maria Dimitriadis

Decidí escribir mi primer trabajo escrito sobre las condiciones en las que vivían las presas durante la dictadura de Franco. ¿Por qué? Simple: porque me interesa el tema. Además leí sobre el trato de las presas cuando estaba preparando mi presentación oral. Tengo tres fuentes principales: el documental Presas de Franco (2007), la crónica de El País (2004) y el libro El holocausto español (Preston, 2011). Usando estas fuentes describo brevemente 1) las razones por las que se detenían a las mujeres, 2) cómo se torturaban a ellas y 3) cómo eran sus condiciones en las prisiones.

Razones para ser detenida. Las razones para ser detenida eran muchas veces inexistentes e injustas. Por ejemplo, Trinidad Gallego[i] fue detenida por ayudar a los heridos (rojos) en un hospital y condenada a  prisión para 30 años. En el caso de María Carmen Cuesta[ii] (condenada a prisión para 12 años) era suficiente que militaba en[iii] JSU[iv]. Además, “con frecuencia se detenía a las mujeres de la familia cuando los autoridades no daban con[v] los hombres” (Preston 2011 p. 661). Así que en resumen se puede decir que si una mujer ayudaba/conocía a “una persona roja” o militaba en algún partido en el lado izquierdo podía ser detenida y condenada incluso a muerte (como vimos en el caso de las Trece Rosas).

Tortura física y psicológica. Los medios para torturar las mujeres eran tanto físicas como psicológicas. Ejemplos de la tortura física son los baños fríos y el uso de las corrientes eléctricas[vi], entre otros, en las muñecas[vii], las orejas, los pezones[viii] y los genitales. Además eran frecuentes las palizas[ix] (también a las mujeres embarazadas) y el abuso sexual (Preston 2011 p. 662). La parte psicológica incluía insultas y el corte de pelo y de las cejas[x]. De esas maneras intentaban destruir y reducir la autoestima[xi] y la feminidad de las presas.

Las condiciones de las mujeres en la prisión. Eran malas. No tenían suficiente espacio, comida, higiene o calefacción (Preston 2011 p. 662, el documental, la crónica). Para describir más concretamente las condiciones de las mujeres uso la prisión de Ventas[xii] como ejemplo. La prisión de Ventas, cuya capacidad máxima era 500 personas, tenía 3500 presas en 1939 (Preston 2011 p. 661). Las mujeres recibían comida solamente una vez al día. Las condiciones de higiene eran malísimas: unas 200 mujeres usaban el mismo inodoro[xiii] y a esto se debe añadir que habían cortado el agua de los aseos (Preston 2011 p. 664). Las mujeres que tenían niños y no podían dejarlos a nadie[xiv] tenían que llevarlos consigo a la prisión. A menudo ellos morían de enfermedades en la prisión o fueron trasladados a los orfanatos.

Por último quiero añadir mis pensamientos relacionados con lo leído y visto. Fue tanto duro como emocionante leer sobre el trato y las condiciones en las que vivían las mujeres en los tiempos de Franco. No me gusta nada la idea que somos capaces de hacer cosas tan horrorosas para otras personas, para otros seres humanos. Además es triste que lo que describo arriba sea corriente aún hoy en día en algunos países. ¡Espero que no deprima a nadie!

 

Palabras y otras explicaciones:

[i] una de las mujeres a las que se entrevista en el documental presas de Franco

[ii] también una de las mujeres del documental

[iii] militar en: olla jäsenenä

[iv] JSU: Juventudes Socialistas Unificadas (partido)

[v] dar con: löytää, keksiä, tavoittaa

[vi] la corriente eléctrica: sähkövirta

[vii] la muñeca: ranne

[viii] el pezón: nänni

[ix] la paliza: selkäsauna

[x] las cejas: kulmakarvat

[xi] la autoestima: itsetunto

[xii] situada en Madrid, la prisión de mujeres en los tiempos de Franco

[xiii] el inodoro: WC

[xiv] porque no tenían parientes a los que dejar a sus niños

 

Fuentes:

El País (18.4.2004): http://www.elmundo.es/cronica/2004/444/1082380605.html (crónica número 444). Encontrado el 26 de septiembre de 2017.

Montes Salguero, Jorge (2007), Las presas de Franco (documental). https://www.youtube.com/watch?v=-4f5OkQAVpk. Visto el 27 de septiembre de 2017.

Preston, Paul (2011), El holocausto español: Odio y exterminio en la Guerra Civil y después. Debate Editorial, Barcelona.