Espacio narrativo en Volverse Palestina

En la obra Volverse Palestina la escritora chilena Lina Meruane cuenta su historia de visitar en Palestina, el país de sus abuelos. Sus abuelos, los padres de su padre, huyeron de Palestina durante la expulsión de los turcos de Palestina entre los años 1917 y 1918. Los abuelos se conocieron en Chile donde se casaron. A Lina le interesaría los orígenes de su familia, pero su padre no tiene ganas de hablar de ellos, sólo le dice a Lina que las tías podrían contarle algo. Lina decide viajar de Chile a Palestina. Aunque Lina nunca ha visitado Palestina, siempre ha sentido que es su país de origen.

Lina comienza a organizar su viaje a Palestina en Nueva York. Pero su viaje a Israel, lo empieza verdaderamente en el aeropuerto de London, Heathrow, donde Lina tiene la oportunidad de conocer el trabajo de la personal de la seguridad de la línea aérea El Al. Es la primera manifestación del espacio cada día reduciendo durante la narración y el viaje.

En Israel Lina se aloja en la casa de su amigo Ankar y la familia de él. Primera noche Ankar le cuenta a Lina que en la ciudad de Jaffa los ciudadanos y sus empresas no sólo son judíos sino mezclas de varias religiones, pero en Tel Aviv “ahí son todos judíos”. Antes el puerto de Jaffa era lleno de palestinos, ahora es una zona de la alta burguesía judía -y los turistas. Jaffa es un sitio caro de vivir, un hecho que se puede considerar como expropiación de los palestinos. Zima, la esposa de Ankar dice a Lina: “… la condición de los refugiados para los palestinos es hereditaria.”

En Israel la constante presencia militar le sobrecoge a Lina, pero se acostumbra pronto que cuando quieran se pueden pedir a abrir su bolsa. Por su propia seguridad -claro. Piensa que “le abriré mi bolso a cualquier desconocido casualmente apostado en una puerta”. Para los palestinos la situación con muros concretos y muros móviles que se llaman los checkpoint la vida es totalmente limitado. Los palestinos están apresados en sus territorios como Cisjordania o Gaza. Los pocos palestinos que todavía viven en Hebrón no tienen permiso para andar por las calles. Tienen que mover por los techos o subir por las ventanas para que puedan entrar en sus casas.

P.S. Además de las fronteras de los países cada persona en el mundo tiene su espacio narrativo e histórico. El espacio puede ser limitado por asuntos económicos, sociales, políticos, raciales, territoriales, geográficos, etc. El espacio es uno de los casos que nos determina. ¿De dónde somos? ¿A dónde vamos? Pero ¿cuál será la vida sin ninguna posibilidad de elegir su espacio propio o de vivir en un espacio pacífico? La respuesta no puede ser una prisión de fronteras políticas. En Israel hay por lo menos dos pueblos encarcelados: los israelís y los palestinos.

1 thought on “Espacio narrativo en Volverse Palestina

  1. Helene A von Martens

    ¡Hola, Helena!

    Gracias por tu post. Has elegido un tema intersante de analizar y presentas tu idea de manera muy clara. Sin embargo, me hubiera gustado saber más de lo que opinas sobre el espacio narrativo en la novela de Meruane, y creo que la novela presenta una base bastante grande para reflexionar sobre este tema. De todos modos, son muy interesantes las preguntas que expones al final de texto. Ojalá en otro contexto sigas reflexionando sobre ellas, estoy segura de que pueden servir para profundizarse en el análisis que has presentado.

    Un saludo,
    Helene

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *