7. Cómo escribir un buen trabajo

El objetivo principal de los trabajos es profundizar en algún aspecto de la temática tratada en clase. Asimismo, la redacción de los trabajos está destinada a mejorar la expresión escrita y a desarrollar las habilidades de lectura y pensamiento crítico.

1. Elige un tema concreto y bien delimitado que vas a discutir en el trabajo. Puede ser algo que ya se habló en clase, o bien una cuestión relacionada. Muchas veces es conveniente definir el tema explícitamente en el texto para orientar al lector. Aquí algunos ejemplos recogidos de los trabajos de años anteriores:

-“En el primer [trabajo] hablé de la Ley de Memoria Histórica. Como el tema me interesa, seguiré con la memoria histórica pero esta vez desde el punto de vista de la literatura que hemos visto en clase.”

-“Tanto en El silencio roto como en La voz dormida me llamó la atención la manera en que se representa el papel de la mujer ‘activa’ y los motivos por las cuales se meten a luchar. En honor del Día Internacional de la Mujer, voy a concentrarme en las mujeres de las dos obras en este [trabajo].”

-”En este [trabajo] quería responder a la sencilla pregunta de por qué me ha gustado Soldados de Salamina.”

-“¿Qué nos sucede cuando envejecemos? ¿Qué sucede a las eminencias cuando pasa el tiempo? ¿Un asesino serial sigue siendo igual de espantoso cuando ya se le cae la baba y está en una silla de ruedas? Tanto la novela Llegada para mí la hora del olvido como la película ¡Buen viaje, excelencia! dan lugar a preguntas de este tipo y voy a reflexionarlas en este [trabajo].”

-“Tanto la obra como las entrevistas de Isaac Rosa ofrecen muchos temas intresantísimos que comentar y desarrollar, pero aquí voy a centrar en la función social de la literatura.”

2. Argumenta tus ideas, opiniones y razonamientos. Puedes apoyar tu punto de vista haciendo referencia a algún libro o artículo y puedes también incluir citas en tu texto. En estos casos, no olvides mencionar la fuente de las citas o referencias bibliográficas. Si usas varias fuentes, puedes proporcionar una pequeña bibliografía al final del trabajo.

3. Estructura bien tu texto. En un párrafo introductorio se presenta el tema y se capta el interés del lector, en el cuerpo del trabajo se desarrollan las ideas y en el último párrafo se ofrece un resumen o unas conclusiones de lo antes expuesto. Un texto bien pensado y bien escrito resulta claro y grato para el lector.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *