Una reflexión sobre La Guerra Civil Finlandesa y la literatura

La Guerra Civil Finlandesa que tuvo lugar en los principios del año 1918, poco después de la independización, tan solo duró unos cuantos meses, y no ha llamado tanta atención en la escala europea. Es cuestionable la posibilidad de comparar conflictos internos en diferentes países, como La Guerra Civil Finlandesa con La Española, porque cada una de estas confrontaciones militares surgen en circumstancias particulares. Algo común de estas cosas es que la polémica sobre el pasado vive, entre otras cosas, a través de literatura. Como visto, La Guerra Civil sigue bien presente en las novelas españolas contemporáneas, en Finlandia quizás ya no tanto, pero durante las siguientes décadas después de que la guerra llegara a su fin, fue una de las fuentes de inspiración más importantes para muchos escritores finlandeses, y una gran parte de las obras más conocidas y valoradas en la historia de la literatura finlandesa tratan, entre otros temas, esa gran división del pueblo finlandés. Como este trabajo era de tema libre, pensé memorizar un poco de unos autores y sus obras principales acerca de La Guerra Civil Finlandesa, que siguen siendo, que yo sepa, parte de la lectura obligatoria en las escuelas finlandesas.

Acabada la Guerra, se publicó un montón de literatura, ante todo, poesía, que apoyaba y admiraba a los blancos, y se les trataba de héroes de la Finlandia recién independizada. Los rojos, en su vez, fueron presentados como una raza inferior de seres humanos que debería extinguirse. Este tipo de opiniones estuvieron bien vistas y expresadas por tales autores como Ilmari Kianto y Eino Leino, para mencionar algunos. También Joel Lehtonen y poeta V.A Koskenniemi se pusieron de acuerdo en que los rebeldes rojos eran la peor parte de la sociedad finlandesa y les consideraban como una clase desordenada de obreros, que tenían Rusia como su ejemplo a seguir, y por eso resistían la independencia del país. Aún así, más tarde el escritor Lehtonen, en la serie de obras llamada Putkinotko, vío algo malo tanto en los rojos como en los blancos. Expresó su decepción universal con la gente finlandesa.

Uno de los primeros valientes que se pusieron en contra de los blancos; el senado finlandés y el gobierno del presidente, fue F.E Sillanpää con su novela titulada Hurskas Kurjuus que salió al público en el 1919. En la obra el autor mostraba claramente su comprensión y simpatía hacia los rojos por lo cual tuvo muy buena bienvenida entre los socialistas. Estos tomaron la obra por una descripción bien justa y verdadera sobre los suyos. Curiosamente la misma novela, por lo general,  fue aceptada también por los del bando vencedor, a pesar del hecho de que el escritor era del campo opuesto. Sin embargo, a los principios de los años 30, tras liberar a los prisioneros de guerra, los rojos destinaron sus críticas al autor que antes había sido la voz de su verdad.. Eso se debió a que el protagonista de la novela era un campesino vago y totalmente miserable, un personaje deprimente que daba muy mala imagen de la Finlandia roja, cosa que no se pudo consentir. La grandeza de la novela está en cómo se presenta la desigualdad en la sociedad finlandesa por aquel tiempo, y propone que precisamente esa fue la razón para la Guerra Civil.

Así a lo largo del tiempo, empezaron a cambiar las actitudes ante lo ocurrido, y nació una ola de simpatías hacia los valores de la izquierda. Se vío inevitable reconocer que el pueblo finlandés, tanto los blancos como los rojos, eran culpables de todo tipo de maldades y delitos contra la humanidad. Eino Leino, conocido por todos los finlandeses, por ejemplo, comenzó estimando el campo blanco, pero luego se quedó callado desequilibrado y confundido con sus sentimientos. Al final acabó exigiendo la liberación de los prisioneros rojos de guerra. Juhani Aho, también de los escritores finlandeses más conocidos, opinó que todos los finlandeses tenían un poco de blanco y un poco de rojo al mismo tiempo. Creyó reprochable el terror realizado por el bando blanco, y la manera de la que el bando rojo pretendió alcanzar sus objetivos.  Por lo que se puede intepretar de sus obras, siempre pareció neutral, pero nunca se supo la verdad porque Aho se murió poco después de la guerra.

La Guerra Civil Finlandesa a mí nunca me ha parecido que sea un tema actual y de mucho interés hoy en día, más bien es algo olvidado, a contrario de la situación en España. Fue hace ya casi cien años, y las dos guerras en las que Finlandia estuvo, primero entre 1939 y 1940, segundo entre 1941 y 1944, tienen mucho peso. Para los finlandeses estos son unos eventos históricos mucho más significativos.  En esas dos guerras el pueblo finlandés tenía un enemigo común, y para que el país permaneciera independiente todos tuvieron que juntar sus fuerzas.  A veces se escucha hablar de “el milagro de La Guerra del Invierno“ con que se refiere a la milagrosa resistencia ante el ataque de un país mucho más grande, que practicamente es considerada victoria. Ya se había destacado la importancia de que los dos campos finlandeses arreglasen las cosas entre sí y se pudiesen poner de acuerdo. El deseo de reconciliación no se hizo realidad antes de las guerras contra la Unión Soviética, que mayormente curaron las heridas del pasado.

Hay quien dice que Finlandia no volvió a unirse realmente antes de los años 60, cuando salió la segunda parte de la obra Täällä Pohjantähden alla, escrita por Väinö Linna. Por primera vez se ofreció un punto de vista objetivo de la sociedad finlandesa, que fue observada desde fuera, por un escritor que no había vivido la Guerra Civil, pero las dos guerras más recientes sí. Su interpretación de los problemas y las causas que llevaron a la guerra fue generalmente entendida y aceptada por todos. No asombra que Linna haya obtenido una popularidad casi incomparable.

Tal experiencia como una guerra que toca a cada uno de los paisanos, comprensiblemente ayuda a hacer las paces en cuanto a los problemas internos y la división de las personas en una sociedad. Esto es algo que no se ha vivido en España, que nunca han tenido que luchar realmente por su independencia. Es una posible explicación por qué La Guerra Civil no se ha podido superar sino que sigue tan viva allí. O quizás solo sea que aún les falta un väinö linna.

 

 

 

http://landoloma.com/article/suomen-sisllissota

http://www15.uta.fi/yky/arkisto/suomi80/taustav1.htm

http://www.dn.se/kultur-noje/det-nedtystade-klasskriget/

http://www.kansallisbiografia.fi/kb/artikkeli/701/

 

4 thoughts on “Una reflexión sobre La Guerra Civil Finlandesa y la literatura

  1. lucia

    Muchas gracias Valtteri por tu resumen de la historia finlandesa!!
    Siempre me ha interesado la historia, y ahora con este trabajo tuyo, tengo más ganas de conocer.
    Conocía por encima lo sucedido en Finlandia pero con estos datos que presentas aquí combinas muy bien la parte histórica con la parte literaria. No conocía a ciertos autores que mencionas en el artículo, y me ha gustado mucho, porque en cuanto he acabado de leerlo me he puesto a buscar información sobre ellos. Eino Leino y Väiniö Linna son conocidos en cierta manera para mí, pero leyendo sus biografías resulta muy interesante cómo sus experiencias vitales tan diferentes llevaron a cada uno a escribir desde puntos de vista diferentes.
    En cuanto a lo que comentas sobre la ola de escritores, que al principio era más blanca y acabó siendo finalmente más roja me parece que lo has descrito muy bien. Evidentemente para los rojos si en las novelas los ponen como unos cazurros, no me extraña que los mismos rojos se enfaden porque no se sienten identificados.
    La guerra Civil finlandesa quedó como bien dices, algo apartada de la mente de los ciudadanos cuando se vieron envueltos en la Guerra de Invierno y la Guerra de Continuación. Es como si ese capítulo de cerrara, y como apostillas los finlandeses del color que fueran en el pasado se unieron para luchar contra una fuerza mayor.
    El hacha de guerra en España no se ha enterrado porque hay muchas heridas por cerrar. No hubo condena oficial de lo sucedido en la Guerra ni tampoco hubo juicios, fue como si se evaporaran todos esos años y se dejaran metidos en un cajón con llave, pero ese cajón está pidiendo ser abierto para que de una vez por todas, la historia se sepa y todos puedan descansar en paz con sus seres queridos enterrados con dignidad.

    Reply
  2. Elina L.

    Gracias por tu trabajo, Valtteri. El tema me parece muy interesante y adecuado para el curso. Aportas mucha información sobre la literatura finlandesa en torno a la guerra civil y lo relacionas con el paso del tiempo y los cambios en la sociedad, lo que está muy bien.

    Si os interesa el tema, he dejado en Matskut un artículo en finés sobre la memoria literaria de la guerra civil finlandesa, que sirve muy bien para completar la información que Valtteri proporciona en su trabajo.

    Parece que la memoria de los conflictos sangrientos evoluciona muchas veces de modo parecido en distintas partes del mundo. La investigadora Ulla-Maija Peltonen distingue cuatro fases en la rememoración de la guerra civil finlandesa (podéis verlas en este powerpoint o en este artículo, las cuales no se diferencias tanto de las fases que hemos visto en la memoria colectiva española.

    Reply
  3. Elina L.

    Y un detalle más! En tu trabajo, dices que Väinö Linna ofreció un punto de vista objetivo sobre la guerra. No sé exactamente a qué te refieres con lo de objetivo, pero creo que una obra literaria pocas veces es objetiva.

    De hecho, yo considero que Täällä Pohjantähden alla es una obra bastante subjetiva en el sentido de que el autor, aunque no vivió la guerra civil, se esforzó por plasmar en la obra la experiencia, los miedos y la esperanza que sintieron las personas que sí la vivieron. Linna entrevistó a muchos testigos.

    Sin embargo, quizás se puede decir que es una obra más objetiva que muchas anteriores porque procura dar una imágen más equitativa de los dos bandos. En lugar de demonizar a los rojos, los representa como personas activas y pensantes que tienen sus propias ideas sobre cómo se debería desarrollar la sociedad.

    Por cierto, este comentario no la he escrito con ánimo de crítica, sino simplemente porque me interesa el tema y tu trabajo me ha hecho pensar!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *