Algunos escritores republicanos durante la Guerra Civil

En este trabajo vamos a introducir algunos escritores republicanos  durante la Guerra Civil Española.

Rafael Alberti (1902-1999)

En 1936 y durante el período de la Guerra Civil, Alberti es miembro activo de la pro soviética Alianza de Intelectuales Antifascistas, que editaba  El Mono Azul. Colabora en la evacuación de los fondos del Museo del Prado y llama a la residencia del Madrid asediado. Tras la victoria de Franco, Alberti y María Teresa León se trasladan a París y ante la amenaza alemana, se embarcan en Marsella a bordo del “Mendoza” rumbo a Buenos Aires, adonde llegan el 2 de marzo de 1940. Pablo Neruda les acompañará durante su estancia en Chile, antes de fijar su residencia en Roma.  Regresa a España en 1977, tras la muerte de Franco. Es elegido diputado al Congreso por el Partido Comunista, aunque pronto renuncia al escaño para continuar trabajando en Roma como poeta y pintor.

Vicente Alexaindre  (1900-1984)

Nace en Sevilla en 1900. Estudia Derecho en Madrid, donde la familia se había establecido en 1911, debido al nuevo destino del padre, ingeniero de ferrocarriles. Descubre al poeta Rubén Darío y le dedica en 1921 el libro Poemas puros, poemillas de la ciudad. La Revista de Occidente publica sus primeros poemas en 1926, año en el que inicia una nueva amistad: la del poeta Luis Cernuda. Su primera obra se llama Ámbito, editado en Málaga por Litoral en 1928. Publica varias obras y entre ellos recibe con la  obra  La  destrucción  o el  amor (Madrid, Signo, 1934) el Premio Nacional  de Literatura. Durante los años de la contienda permanece en el Madrid republicano y colabora en el Romancero general de la Guerra Civil española. Hacía 1930 él se enamora de Andrés Acero y  viven juntos hasta que tuviera que exiliarse a México.

Durante los primeros momentos de la Guerra Civil, tuvo que pasar un día entera en una cheka de la que está liberado a la intervención de su amigo Pablo Neruda, quien actúa como cónsul de Chile en Madrid.

Después de la Guerra y a pesar de sus pensamientos izquierdistas, permanece en Madrid y se convierte en maestro de jóvenes poetas. El 6 de octubre de 1977 la Academia Sueca le concede el Premio Nobel de Literatura.

Manuel Altolaguirre (1905-1959)

Nace en Málaga, estudia en Granada en donde obtiene el título de abogado. Crea en 1926 la revista Litoral, asociada a los poetas de la Generación del 27. Comienza en solitario una aventura editorial, Poesía, trabajando primero en Málaga y luego en París. En 1931 Federico García Lorca le presenta a la escritora Concha Méndez, con la que Altolaguirre se casa al año siguiente. Él saca en adelante la revista Héroe y la editorial La Tentativa Poética. La pareja viven juntos en Londres desde 1933 a 1935 en donde él publica su  traducción del Adonais de Shelley. Obtiene en 1933 El Premio Nacional de Literatura. Tiene el contacto con el poeta chileno Pablo Neruda, imprime la revista Caballo verde para la poesía (1935-1936) que está dirigida por Neruda. Sus hermanos, Luis y Federico, fueron fusilados durante la Guerra Civil en Madrid. Funda con otros artistas la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura y dirige el teatro La Barraca, tras el asesinato de Lorca. Altolaguirre huye hacia París por los Pirineos, pero está detenido y llevado a una campo de concentración. Pablo Picasso y Max Ernst le regala al matrimonio unos pasajes a Cuba, en donde se quedan entre 1939 y 1943. El matrimonio se separa tras su traslado a México y él se casa, esta vez con María Luisa Gómez Mena, una cubana. En 1952 escribe El guión de Subida al cielo de Luis Buñuel. En 1959 fallece en un accidente de coche con su esposa regresando a Madrid desde el Festival de Cine de San Sebastián.

José Bergamín (1895-1983)

Bergamín, hijo de un ministro de Alfonso XIII, nace en Madrid en 1895. Su creación más importante es la revista Cruz y Raya (1933-1936), donde conviven, gracias a la peculiar mezcla de catolicismo y comunismo de Bergamín, escritores de todos los campos políticos, desde la extrema derecha a la extrema izquierda, publicados en las Ediciones del Árbol. Incluso José Antonio Primo de Rivera intenta fichar a José Bergamín a Bergamín para su partido, Falange Española. Durante la Guerra Civil es el primer impulsor de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura. Al terminar la Guerra Civil se exilia en París y luego en México, donde funda la editorial Séneca. Vuelve a España en 1958, pero tiene que exiliarse de nuevo en 1963. Regresa definitivamente en 1970 y reside en San Sebastián hasta su muerte.

Federico García Lorca y la guerra civil española

García Lorca nace en Fuentevaqueros, Granada, el 5 de junio de 1898. Desde 1919 a 1928 vive en Madrid en la Residencia de Estudiantes donde forma un grupo de amigos con Salvador Dalí, Pepín Bello y Luis Buñuel. En 1927 varios poetas españoles se reúnen en Generación del 27 (formada por García Lorca, Alberti, Jorge Guillén, Pedro Salinas, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Altolaguirre y Emilio Prados). En 1929 Lorca le acompaña a su amigo Fernando de los Ríos, el político socialista, en el viaje a Nueva York donde comienza la creación de Poeta en Nueva York (publicado cuatro años después de la muerte de Lorca). Viaja a La Habana en 1930 y de vuelta en España en 1931 comienza su período muy creativa con poemas y obras de teatro como Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba. Además, Lorca y su gran amigo Eduardo Ugarte fundan el Teatro Universitario La Barraca para extender la cultura a toda la España republicana. Al comienzo la guerra civil se refugia en casa de la familia de su amigo, el poeta Luis Rosales, que tenía dos hermanos falangistas. Pero el 16 de agosto de 1936 la Guardia Civil detiene a Lorca para “ser espía de los rusos, estar en contacto con éstos por radio, haber sido secretario de Fernando de los Ríos y ser homosexual”. Pasa su última noche junto a otros detenidos en la cárcel en el pueblo de Víznar. A las 4.45 de la madrugada del 18 de agosto es fusilado como los otros. La fosa está en Fuente Grande, que es una gran fosa común en el barranco de Víznar, donde están enterradas entre 3.000 y 4.000 personas. El relato oficial del franquismo nunca reconoció su implicación con el asesinato de Lorca.

Juan Ramón Jiménez (1881, Moguer, Huelva – 1958, San Juan de Puerto Rico)

Inicialmente Juan Ramón Jiménez quiso estudiar derecho pero lo abandonó para ser pintor hasta que se orientó hacia la poesía – fue animado por la lectura de Rubén Darío y de los escritores románticos. Su lírica evolucionó del modernismo hacia una poesía emotiva e intelectualista. Tenía carácter melancólico y depresivo y la muerte de su padre le causó crisis nerviosas, por eso pasó largas temporadas en sanatorias donde escribió Rimas (1902), Arias tristes (1903) y Jardines lejanos (1904). Desde 1909 fue muy productiva y escribió varios volúmenes modernistas. Su libro en prosa Platero y yo (1914) se convirtió en uno de sus textos más célebres. Se casó en 1916 cuando empezó el nuevo rumbo en su vida con más vitalidad. Entre otros escribió Diario de un poeta recién casado en 1917. La “poesía pura” así como la Generación del 27 fueron algo muy fascinante para él. Sin embargo, más tarde su relación con el resto de poetas españoles terminó en ruptura, sobre todo con Jorge Guillén. La guerra civil interrumpió la labor creador del poeta, apoya a la República le ayudó a salir por vía diplomática. Fue nombrado agregado cultural en Washington. Después de los EE.UU. y el tiempo en Cuba trabajó en la universidad en Puerto Rico. Seguía escribiendo y escribió tres libros más. En total era muy productivo en su tiempo. Recibió el Premio Nobel en 1956. Tres días después, muere su esposa, él no viaja para recoger su premio. Muere dos años más tarde.

Miguel Hernández

La ciudad natal del joven Miguel (1910-1942) es Orihuela, donde trabajaba como pastor de ovejas. Como hombre adulto viaja al capital donde conoce entre otros a Pablo Neruda con sus ideas marxistas que tienen una gran influencia sobre Miguel. Es el inicio de su evolución ideológica y en 1934 se afilia al Partido Comunista. El mismo año escribe su primer volumen de versos, Perito en lunas y publica en la revista Cruz y Raya el Auto Sacramental Quién te ha visto y quién te ve y sombra lo que eras. En julio de 1936 se alista como voluntario en el ejército republicano. Escribe mucho para revistas, un obra teatral, el drama y como escritor comprometido con la revolución proletaria, por ejemplo, Viento del pueblo , El labrador de más aire y un volumen de Teatro en la Guerra, todos publicados en 1937. En 1937 viaja a la Unión Soviética invitado por las autoridades comunistas. Después de la guerra vuelve a Orihuela, su ciudad natal, donde es detenido, encarcelado y condenado a muerte. Posteriormente es conmutada la pena por treinta años de reclusión. En el cárcel escribe Cancionero y romancero de ausencias, que trata de su familia y la angustia por la guerra. Después de pasar por varias prisiones, muere en el penal de Alicante víctima de tuberculosis.

Hay más de 114.000 víctimas de desapariciones forzosas. Esta cifra convierte a España en el segundo país del mundo con más desaparecidos tras Camboya. Se han escrito alrededor de 1.600 novelas en todo el mundo sobre la guerra civil española.

Fuentes:

Guerra de la Vega, Ramón: Artistas de la Republica, ARTE Y LITERATURA 1931-1939. Editorial: Ediciones Guerra de la Vega. Fecha de la edición:2015. Lugar de la edición: Madrid.

https://elpais.com/diario/2006/12/13/cultura/1165964405_850215.html

https://hipertextual.com/2016/08/lorca-asesinato-guerra-civil

https://www.biogradiasyvidas.com/biografia/j/jimenez_juanramon.htm

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/h/hernandez_miguel.htm

 

Trabajo hecho por Anne y Sinikka

 

Miralles, el soldado valiente (desconocido) republicano. Algunas reflexiones sobre la obra.

La tercera parte de Soldados de Salamina, Cita en Stockton, se concentra en la persona de Antoni Miralles, cuando Roberto Bolaño, el escritor chileno, cuenta la historia de Miralles a Javier Cercas-personaje. Bolaño cuenta que conoció a Miralles en el verano de 1978, en el cámping estrella de Mar, Castelldefells, donde Miralles  llegaba cada año a principios de agosto. Era catalán, Bolaño recordaba haberle oído hablar en catalán, pero llevaba muchos años viviendo en Francia y según Bolaño se había vuelto totalmente francés. Bolaño se quedó muchas veces a solas con él, en el bar, donde le oyó hablar de guerra como si no le perteneciera a él sino a otra persona  (nunca hablaba de la guerra ante otra gente).

En 1936, pocos meses después de comenzada la guerra, Miralles fue reclutado con apenas 18 años y a principios del año 1937 fue encuadrado en un batallón al mando de Enrique Líster quien para entonces era una leyenda viva. Antes de la guerra Miralles había ignorado la política, pero pocos meses atrás se hizo comunista. Lo fueran sus compañeros, sus mandos y lo fuera Líster. Miralles luchaba en varios sitios hasta los días finales de la guerra cuando cruzó la frontera francesa con los otros 450.000 españoles donde le esperaba el campo de concentración de Argelés con condiciones de vida terribles, eran morideros. Allí tenía la oportunidad alistarse en la Legión Extranjera francesa, lo hizo sin dudarlo un instante. Mientras estuvo luchando en algún punto del Magreb le sorprendió el inicio de la guerra mundial. Francia cayó en manos de los alemanes. La mayoría de las autoridades francesas del Magreb se pusieron del lado del gobierno títere de Vichy. Pero el general Jacques-Philippe Leclerc se negó a aceptar las órdenes del gobierno títere de Vichy. Para sus hombres empezaron las marchas suicidas de varios meses por el desierto. Miralles se pasó toda su vida “cagándose” en Leclerc y en sí mismo por haberle hecho caso a Leclerc. Nadie, ni él ni ninguno de los desharrapados a los que se habían engañados, tenía ni idea de dónde se metían. Cuando la guerra estaba a punto de terminar Miralles, después de ocho años combatiendo, había sobrevivido increíblemente y convertido en ciudadano francés con una pensión de por vida. Se casa, tiene una hija pero enviudó poco después.

1. Javier Cercas, Salamiin soturit (Soldados de Salamina): traducido al finés por Matti Brotherus, WSOY 2003, 261 páginas: El análisis escrito por Juha Väänänen.

Ha transcurrido desde el final de la guerra civil española más de medio siglo cuando el  escritor Javier Cercas termina investigando los eventos del final de la guerra y sobre todo, los hechos del líder del partido Falange Rafael Sánchez Mazas. Dos primeras capítulos se centran en  los hechos de Rafael Sánchez Mazas y la tercera, el personaje del soldado desconocido Antoni (o Antonio) Miralles.

Cercas se da cuenta de que si quiere decirlo terminando su libro, debe encontrar a Miralles, el soldado que salvó la vida del falangista Mazas. La búsqueda larga  tuvo al final éxito y a él se le encontró en una residencia de ancianos en Francia. Hay que contar las memorias para que estas no sean finalmente olvidadas. Väänänen opina que la obra es una novela impresionante y conmovedora: una historia real imaginaria, una gran novela profunda y poderosa. Con  esta obra, el autor y narrador Cercas intenta que el trauma causado por la guerra y el tiempo de la dictadura franquista se cure al final.

A nuestra juicio, debemos que memorizar los hechos escuchando a los veteranos (pocos) los que todavía viven. Memorizando los hechos de los soldados (desconocidos), se fortalece la identidad de cada uno de ellos y sus familias, y finalmente las nuevas generaciones pueden aprender que matando a los demás nadie se lleva la victoria. Nadie. Uno quien no mata es héroe..

2. Javier Cercas, Soldiers of Salamis (Soldados de Salamina) traducido al íngles por Anne Mc Lean.  Bloomsbury, 224 páginas.: Spain Book Review, publicado el  3 de junio de 2014. La opinión de Caroline Angus Baker.

El tercer capítulo del libro, según Baker, es más del estilo ficción, donde el periodista Cercas está decidido a buscar al soldado republicano que dejó en libertad al soldado falangista  Sánchez Mazas. Cercas conoce a Miralles, un veterano con una historia valiente de la Guerra Civil y otras guerras. Miralles nunca confirma que fue él el soldado que decidió liberar a Sánchez Mazas, a pesar de que el periodista estaba convencido de haber encontrado al hombre correcto, porque el record histórica  los dos personajes tenían similitudes en varios aspectos.

La mayoría de los cuentos de la Guerra Civil tienden a ser contados desde el punto de vista republicano, pero el autor optó por verlo desde el punto de vista nacionalista y no hace suposiciones. Baker opina que nunca se considera que Sánchez Mazas sea un héroe en el libro, ni tampoco son soldados opuestos: muestra cómo cada soldado era un individuo luchando a través de la confusión que la crisis de guerra estalló a su alrededor. El libro fue un best-seller en España, y a ella le da vergüenza admitir que le  ha llevado mucho  tiempo leer el libro. “Es raro leer un libro de la Guerra Civil que tenga tal prejuicio”, concluye Baker.

3. Javier Cercas, Soldiers of Salamis (Soldados de Salamina) traducido al íngles por Anne Mc Lean. Bloomsbury, 224 páginas. La revista The Guardian, publicado el sábado el 21 de junio de 2003.  La opinión de Nick Caistor.

El libro de Cercas ha causado mucha  sensación en España. Mientras que en Gran Bretaña es fácil saber quiénes fueron los héroes (los que lucharon y derrotaron al fascismo),  la situación en España es diferente. El país se dividió en dos durante la Guerra Civil, y  los siguientes cuarenta años durante la dictadura de  Franco,  el gobierno  negó  cualquier virtud a favor de los vencidos. Como Cercas nos afirma que, “hay un monumento” para los muertos de guerra en cada ciudad de España, pero en realidad,  ¿Cuántos has visto con los nombres de los caídos de ambos lados?  Caistor opina que Franco y sus partidarios “ganaron la guerra pero perdieron la historia de la literatura”. A nivel internacional, son los republicanos los que se consideran héroes, como opinan escritores como Hemingway, Orwell o Malraux. Al final, esta obra  permanece firmemente en esta tradición, mientras que ofrece una reafirmación suave y a menudo conmovedora de que las vidas y acciones individuales son las más importantes, sin importar cuán abrumadoras puedan parecer las circunstancias históricas.

Fuentes:

-Javier Cercas, Salamiin soturit (Soldados de Salamina): traducido al finés por Matti Brotherus, WSOY 2003, 261 páginas: El análisis escrito por Juha Väänänen.

-Javier Cercas, Soldiers of Salamis (Soldados de Salamina) traducido al íngles por Anne Mc Lean.  Bloomsbury, 224 páginas.: Spain Book Review, publicado el  3 de junio de 2014. La opinión de Caroline Angus Baker.

-Javier Cercas, Soldiers of Salamis (Soldados de Salamina) traducido al íngles por Anne Mc Lean. Bloomsbury, 224 páginas. La revista The Guardian, publicado el sábado el 21 de junio de 2003.  La opinión de Nick Caistor.

– Javier Cercas, Soldados de Salamina, Tusquets Editores (2001)

Escrito por Anne y Sinikka

El asilo diplomático finlandés durante la Guerra Civil española

Este trabajo se combina indirectamente con lo que hemos leído hasta aquí. He elegido este tema para tener una idea de las condiciones diplomáticas finlandesas y algún aspecto de la función de nuestra embajada en Madrid durante la guerra civil española. Los lugares de acontecimientos eran físicamente cercanos: el asilo de la embajada finlandesa durante la guerra civil y las condiciones de vida extremadamente tristes en la cárcel de Ventas durante posguerra en la novela de Dulce Chacón La voz dormida se situaban en las calles cercanas en Madrid.

La ayuda diplomática finlandés durante la Guerra Civil española era uno de las más destacadas. El hombre encargado de negocios interino de Finlandia en España fue el propio español, Francisco Cachero, también nombrado como secretario honorario del consulado. Como no había ninguna persona con estatus diplomático en Madrid en aquel tiempo, hubiera sido lógico cerrar la embajada en este destino. Pero el caso no fue así.

Por su aspecto (¿falso?) de carácter gentil, Sr. Cachero mostro su comportamiento solitario empezando admitir asilados en cantidad numerosa en los lugares los que pertenecieron a la embajada. Pronto dio cuenta que hay que buscar más espacio donde alojar los solicitantes de asilo. En 1936 ya tenía lugares además de la embajada de la calle Zurbano, uno en la calle de Quintana y los otros dos en las calles de Fernando el Santo y de Velázquez. Hay que destacar que durante el año de 1936 fue  la revolución social española, comúnmente conocida como revolución española. Fue un fenomeno y proceso revolucionario muy complejo que se dio tras el intento de golpe de Estado del 17 de julio de 1936 que desembocó en la Guerra Civil Española.

La principal base ideológica en la Guerra Civil Española fue el anarcosindicalismo (el anarcosindicalismo es una de las ramas del anarquiscmo vinculada al movimiento obrero a través del sindicalismo) y el comunismo libertario del CNT (Confederación Nacional del Trabajo), con un componente marxista revolucionario, caracterizado por el POUM (fue un partido marxista español fundado en 1935).

La actuación de Sr. Cachero era ilegal y moralmente entristecedor. Al entrar al asilo algunos refugiados pagaban un precio notable, pero otros entraron gratis. Mensajes de la posibilidad de conseguir asilo en mismo Madrid empezaron a divulgar.  Pese al clima de confianza, algunas patrullas de milicianos y de policías intentaron a entrar en la sede principal que aumentó el miedo entre los refugiados. En total de ellos eran más de quinientos personas, y refugiados como comisarios y agentes de policía, aristócratas, militares en activo y retirados, estudiantes de Falange, burgueses y curas.

El asilo político no era un fenómeno espontáneo, sino había un plan detallado. En general se pensaba que los refugiados estaban dispuestos a hacer provocaciones violentas y hasta tener armas, pero los sobrevivientes afirmaron que a última hora, previniendo el asalto, pensaron en resistirse para evitar una matanza.

Los edificios se registraron por parte de la Dirección General de Seguridad. El ministro de Estado proclamó una nota en la que solicitaba la retirada del embajador finés que en realidad fue Sr. Cachero. En conclusión, se deterioraron las condiciones de vida de refugiados y muchos piensan que labor de Cachero que hizo para ellos fue un negocio para él colaborando con los líderes republicanos.

Bibliografia:

Moral, A.:El asilo diplomático en la Guerra Civil española, Madrid, Actas Editorial Colección el estado de la cuestión 8, 2001

https://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_social_espa%C3%B1ola_de_1936