30 000 seres humanos ahogados

 

 

Una lista de muertos, niños, mujeres y hombres. Así empieza el libro Hukkuneet de Taina Tervonen y Anna Autio publicado este año. Algunos de la lista de 18 páginas tienen nombre, pero la mayoría queda sin uno. Hukkuneet es un libro que trata de migración a través de los que no sobrevivieron. En el libro viajamos a Italia, Grecia y España, a las orillas de la fosa común más grande de Europa, o sea el Mediterráneo.  Son aproximadamente 30 000 personas que nunca regresarán del fondo marino. En mi último trabajo para este curso daré la voz a las personas que han decidido ayudar a los vivos y a los muertos. Tres cosas, que unían a todos los entrevistados en este libro, fueron la capacidad de ponerse en la piel del otro, voluntad de ayudar porque es lo correcto y tratar a los migrantes con respeto, aunque ya hubieran muerto.

El libro consta de entrevistas y de fotografías. Tervonen ha entrevistado gente desde bomberos y pescadores a médicos forenses y fiscales, y todos han estado en contacto con los migrantes y también con la muerte. Luego, en las fotografías de Autio aparecen lugares como Ceuta o la isla de Lesbos, pero también hay fotografías de objetos personales de los migrantes ahogados, tumbas y montones de chalecos de salvavidas. En las entrevistas de Italia, el caso más destacado es el de la operación Melilli. En 2015 se hundió un barco cerca de Libia que tenía 700 personas a bordo, 670 personas más de lo recomendado para ese tipo de barco. Más tarde el mismo año empezó la operación en que Italia levantó el barco del fondo marino y lo llevó a un base militar situado en la isla de Melilli. Quedaban 485 cadáveres en la bodega y dijo Giovanni Distefano, un bombero de Ragusa quien ayudó a trasladar los cadáveres: “Puhuit minulle jäljistä, siitä mikä jää elämään mielessä. Minä näin siinä ruumassa helvetin…kuva ihmisistä, jotka olivat eläneet helvetin ennen kuolemaansa.” De 700 personas solo 28 sobrevivieron.

Uno de los mensajes de esta obra es ponerse en la piel del otro. Dice Stratos Valamios, pescador de Lesbos nominado para el Premio Nobel de la Paz en 2016: ”Kerran pelastin mereltä kolmelapsisen syyrialaisperheen, isä oli lääkäri ja äiti maantiedon opettaja. He olivat edellisen kerran olleet Kreikassa lomamatkalla…jokainen meistä voi jonain päivänä olla samassa asemassa.” Efectivamente, la pregunta es, ¿por qué ellos no tendrían derecho a buscar una vida mejor? Nadie se va de su casa, ni hace un viaje tan largo y peligroso, si la situación en su país de salida no le forzaría a hacerlo. Y esto nos debería llevar a pensar, si yo estuviera en la misma situación aquí en Finlandia, por ejemplo, ¿qué haría? Me iría o me quedaría, si quedarse significaría sufrir de hambruna o sufrir por represión política, es decir vivir en una miseria. En el fondo, se trata de los derechos humanos, y que se vea a los seres humanos como seres humanos, y no solo como a figuras o cifras, o como “Afrikan sarven ihmissaasta” (‘la basura del cuerno de África’) como escribió el político Jussi Halla-aho del partido Perussuomalaiset en su blog en 2007. Pilar Alba Díaz, trabajadora social de Ceuta estuvo de acuerdo con Valamios: “En tullut Ceutaan auttamisen halusta vaan siksi, että jokaiselle kuuluu ihmisarvoinen vastaanotto vieraassa maassa. Sitä toivoisin myös itselleni, jos minun olisi lähdettävä muualle.”

Otro factor que me llamó la atención fue que las personas entrevistadas, aunque algunos empezaron a ayudar por su trabajo, todos están de acuerdo que es lo correcto, aunque no cobrarían ni un duro. Esta actitud lo resumió bien Ignacio José Lopez Cabrera, un pescador de Motril: “Meri ei anna toista mahdollisuutta veden varaan joutuvalle. Kaikki maailman kalastajat tietävät sen. Siksi merihätään joutunutta on aina autettava…Minuutti veden varassa on ikuisuus.” Tampoco son nada raro largas jornadas como describió Aggeliki Vrioni, una guardacostas de Lesbos: “Vuodet 2015 ja 2016 olivat minulle vaikeita…Ihmisiä saapui saarelle kaiken aikaa…Kenelläkään meistä ei enää ollut työaikoja, paperityöt oli hoidettava illalla kotona…Elämä oli pelkkää työtä, työtä, työtä.” Quizás una cosa en que no se piensa muy a menudo, es que trabajar con la muerte y en un entorno en que no hay sitio para la alegría, también tiene sus efectos en los que ayudan. Carlo Tidona, otro bombero de Ragusa contó que uno de sus colegas se había suicidado nada más terminar la operación Melilli.

“Tietämättömyys tarkoittaa jatkuvaa kärsimystä.” – Martin Zamorra, Los Barrios.

Luego, el tercer factor es el respeto hacia los muertos. Los agentes funerarios no solo buscan un sitio para enterrar a los cuerpos, sino algunos también intentan a averiguar la identidad de los muertos y organizan la transportación de los cadáveres a los familiares. Y si la familia no puede pagar la transportación, algunos organizan el funeral de todos modos y toman fotos y videos, y los mandan a la familia. Uno de ellos es Martin Zamorra de Los Barrios: “Se on tämän työn kiitollinen puoli: kun omaiset saavat varmuuden läheisensä kuolemasta ja hautapaikasta. Tietämättömyys tarkoittaa jatkuvaa kärsimystä.” Por eso, es evidente que es importante el trabajo de identificar a los muertos porque de esta manera los familiares pueden saber que ha pasado a sus seres queridos.  Lo que hace este trabajo difícil según los médicos forenses y otros profesionales, además de que no es fácil obtener una muestra de ADN de un familiar, es que no existe un base de datos internacional en Europa. Si existiera, el trabajo de identificar sería muchísimo más fácil, pero para eso se necesitaría el apoyo de la UE, lo que según los profesionales no existe en este caso. Dice Penelope Minati de Atenas, la directora de un laboratorio de ADN: “Unelmani on, että Euroopan maiden tietokannat toimisivat yhdessä…Tietämättömyys rakkaan ihmisen kohtalosta on raastavaa. Meidän koiramme katosi noin vuosi sitten, ja mietimme edelleen, mitä sille oikein tapahtui – ja se oli vain koira.”

En conclusión, el libro nos recuerda que la vida es muy frágil. En él hablan los muertos a través de las personas que han ayudado a transportar o enterrar a los cadáveres, a través de las que no han podido salvar a todos de una patera u otra y a través de las que han buscado a los familiares de un desconocido ahogado. Leyendo el libro, solo se puede pensar en lo injusto y lo cruel que es este mundo. Como dijo el bombero italiano, los migrantes ya habían pasado por el infierno antes de morir. Hukkuneet es un libro que todos deberían leer, no porque ahora es más actual que nunca, sino porque lo que dijo Luigi Ammatuna, alcalde de Pozzallo: “Toivoisin, että ne, jotka pauhaavat rajojen sulkemisesta, tulisivat tänne Pozzallon satamaan katsomaan todellisuutta täällä. Pelastusaluksista rantautuu naisia, lapsia, loukkaantuneita. Kutsun maahanmuuton vastustajat tänne kertomaan näille ihmisille, että he voivat lähteä takaisin sinne, mistä he ovat tulleet. On aivan eri asia katsoa näitä kuvia TV:stä kuin kohdata oikeat, elävät ihmiset.”

 

Fuentes:

Halla-aho, Jussi. 2007. ”Vielä raiskauksista”. En el blog Scripta-kirjoituksia uppoavasta lännestä. http://www.halla-aho.com/scripta/viela_raiskauksista.html (5/5/2019)

Tervonen, Taina & Anna Autio. 2019. Hukkuneet. Helsinki: S&S.

2 thoughts on “30 000 seres humanos ahogados”

  1. Me ha gustado mucho tu último trabajo. Creo que has desarrollado un buen análisis y está muy bien estructurado. Es impactante saber que tantas personas han muerto intentando emigrar y también es importante que el mundo lo sepa.

  2. Muchas gracias por tu trabajo, Ella. Ha sido muy interesante leer tus reflexiones sobre el libro Hukkuneet. Me gusta la forma de estructurar el trabajo en torno a las tres similitudes que has identificado en la actitud de los entrevistados. Asimismo, las palabras y la actuación de los entrevistados reflejan unos valores que me gustaría que tuviesen más visibilidad y peso en nuestras sociedades y en los medios de comunicación, los que a menudo dan más visibilidad al racismo con el objetivo de crear titulares sensacionalistas.

    Aunque todos los participantes del curso entendemos finés, sería recomendable traducir las citas al castellano, ya que el blog puede tener lectores hispanohablantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *